Jornada de Evaluación

julio, 2017 | Publicado en: Noticias
MEJORANDO EL PROCESO DE EVALUACION DESDE NUESTRO PROYECTO EDUCATIVO INSTITUCIONAL (PEI)
Al finalizar un semestre y comenzar la segunda parte del año, nuestro Colegio esta preocupado sistemáticamente del Proceso de Evaluación de nuestros alumnos. Por esta Razón y siguiendo las indicaciones de nuestro PEI, nos hemos dado el tiempo de reflexionar y trabajar a luz de los resultados de aprendizajes de nuestros alumnos.
El asesor de nuestra ATE – Villoslaba nos ha acompañado en dos momentos consecutivos para en esta reflexión, lo cual ha sido muy provechoso puesto que nos recordado entre otros elementos que la Evaluación es un proceso, que debe ser orientada al crecimiento de cada estudiante, que debe arrojar los remediables necesarios para ayudar a nuestros estudiantes y otorgarles las herramientas para “Aprender a Aprender”.
Como señala nuestro PEI:
 

8.6 NUESTRA MIRADA SOBRE LA EVALUACIÓN.

·      Finalidad y estilo de la evaluación.

o   La evaluación es la toma de conciencia de lo vivido, de lo que se desprende el rumbo por donde seguir. Permite a los docentes y estudiantes conocerse, aceptarse y valorarse a sí mismos. Es un proceso continuo de discernimiento que compromete a docentes, estudiantes y familias en la búsqueda de los mejores medios para alcanzar los fines que se persiguen.

o   Se busca que a través de una visión sistémica que quienes protagonizan el proceso de enseñanza y aprendizaje se comprometan a continuo mejoramiento de los resultados obtenidos y de los elementos que favorecen o dificultan los logros.

o   La evaluación mueve hacia la acción, es decir, poner a trabajar los talentos, la voluntad, la responsabilidad, de enmendar, corregir o profundizar.

o   La evaluación deberá referirse a los procesos y a los resultados y su relación entre ellos. Busca encontrar información significativa sobre el aprendizaje y crecimiento de las personas que aprenden, sobre el cómo (metacognición) y el qué están aprendiendo. Sobre la calidad de los materiales, medios e instrumentos utilizados, sobre las metodologías de trabajo en la sala de clases y sobre la adecuación y pertinencia de los OA y contenidos. Con esta información se busca mejorar y optimizar el proceso de enseñanza – aprendizaje.

o   La acción educativa tiene su meta en el aprendizaje. Por esta razón fijamos el interés en el currículo efectivamente aprendido. Por lo tanto, entendemos la evaluación de los aprendizajes como una evaluación referida a criterios en su doble significado: Por una parte, se compara a cada estudiante con criterios y estándares previamente acordados en las bases curriculares, para medir el progreso logrado. Y por otra parte, se busca reconocer el estilo de aprendizaje de cada estudiante desde su punto inicial hasta constatar los progresos respecto de sí mismo.

·      Práctica de la Evaluación:

o   Se trata de que cada estudiante tome conciencia de su propio esfuerzo y de los resultados de su propio aprendizaje. Que considere sus resultados insuficientes y luego corrija y busque las ayudas necesarias. Para ello, los profesores hacen preguntas oportunas, proponen perspectivas, aportan información, sugieren diversos puntos de vista.

o   Las prácticas evaluativas son diversas. La evaluación practicada de distintos modos y en forma habitual o frecuente es una práctica intencionada para la toma de conciencia y acometer de manera lúcida y decidida la acción consecuente.

o   La recopilación de información para la evaluación se realiza mediante procedimientos tales como evaluaciones escritas, interrogaciones, entrevistas individuales, exposiciones orales o escritas, observación directa con pautas de cotejo por parte de los docentes, trabajos de investigación, y otros.

o   Quienes ejercen la función docente juzgarán a partir de los resultados que van observando las adecuaciones curriculares que se requieren en los contenidos, objetivos, metodología o didáctica. Se preguntará siempre si practican en forma suficiente la evaluación formativa, es decir, si sus estudiantes reciben retroalimentación, si se hace explícito lo que se aprende, si se promueve la autoevaluación, y si se procede con adaptaciones curriculares y estrategias diversificadas de evaluación para quienes presentan más dificultades. (Decreto 83).

·      Acciones ante evidencias de logros insuficientes.

o   Ante evidencias poco satisfactorias, se identificará la evaluación, haciéndola más fina y comprensiva, para identificar el ¿por qué? De los logros insuficientes, para aprender de los errores y proponer acciones orientadas a corregirlos, considerando las características de las personas involucradas. Será necesario modificar ciertas prácticas docentes, mediante adecuaciones curriculares, acompañamiento más cercano, materiales y actividades especiales, formas de evaluación diseñadas para situaciones particulares. (Decreto 83).

o   Será necesario también modificar prácticas estudiantiles: tiempos dedicados al estudio, usos de técnicas y ayudas adecuadas, red de apoyo familiar o escolar, ambiente en la sala de clases entre otras.

o   Los resultados deseados pero no obtenidos, es decir, los errores o fracasos detectados permiten analizar no sólo el rendimiento de cada estudiante y de cada grupo, sino también examinar las metodologías, técnicas, materiales, tiempos destinados a la enseñanza, medios evaluativos y si los objetivos evaluados responden o no a las orientaciones y fines que se aprenden.

·      Evaluación y Calificaciones:

o   Aunque calificar no es el principal fin de la evaluación, en el marco del sistema educacional chileno debe llegarse en el algún momento a calificar a cada estudiante en las distintas tareas de aprendizaje que se han propuesto.

o   Para ello nuestro establecimiento cuenta con su Manual de Evaluación, Calificación y Promoción que considera los principios de este Proyecto Educativo y las Orientaciones dadas por el MINEDUC.

o   Lo importante es que nuestro sistema evaluativo de calificaciones logre dar una información oportuna, clara respecto de los desempeños de nuestros alumnos, de modo de que sean conocidos por sus docentes y apoderados de modo oportuno para brindar el apoyo necesario tanto para su profundización o búsqueda de remediales.