Menú

Liderazgo escolar en las comunidades de bajos ingresos

06/08/2012 | Publicado en: Noticias Breves

Ser un líder dentro de un contexto desafiante significa pasión, creencias y posibilidades. El objetivo de los directores debe ser educar a los jóvenes en conjunto con sus familias, no a pesar de éstas.  

En un período de levantamientos masivos en todo el mundo, los niños que vienen de medios pobres, necesitados, son especialmente vulnerables. Y esto es tan cierto para los jóvenes de Santiago como para los de Londres, Nueva York o Ciudad del Cabo.

Durante algunos años dirigí un proyecto, «Liderazgo en la línea frontal», el que reunió a directores de escuela de todo el Reino Unido. Nuestro objetivo era hacer nuevos descubrimientos sobre los desafíos del liderazgo en comunidades sin recursos y de condición social y económica muy baja, y sobre la vida de la gente joven. A cerca de 700 niños de más de 70 escuelas les hicimos dos preguntas: ¿Cómo es vivir en este sector? ¿Cómo es estar en esta escuela?

Ellos nos hicieron dibujos, y esas imágenes nos proporcionaron una información valiosa. Fuera de la escuela podía haber basura en las calles, mala iluminación, falta de espacio para jugar. Ellos podían tener miedo por su seguridad, les podían preocupar las pandillas o las amenazas de violencia. Sin embargo, también disfrutaban de sus amigos y su familia y de la riqueza de las distintas lenguas, culturas y comidas. Había oportunidades para participar en actos sociales, culturales y deportivos, especialmente en la etapa previa a los Juegos Olímpicos de Londres. Dentro de la escuela, algunos encontraban oportunidades: posibilidades de realizarse. No obstante, otros experimentaban acoso o sentían que eran un fracaso.

Los directores de escuela que participaban en el proyecto pudieron ver las posibilidades de su liderazgo. Consideraban éste como la mejor labor del mundo… y ¡la más exigente!

Ellos veían que: estaban luchando por la justicia social y por lo que es correcto para los niños y las familias; y que estaban concretando el potencial de los niños.

Ser un líder dentro de un contexto desafiante significaba para ellos pasión, creencias y posibilidades. El objetivo de estos directores era educar a los jóvenes en conjunto con sus familias, no a pesar de éstas. Su sueño era crear una escuela que pudiera ser un espacio para que se escucharan las voces de los pobres y marginales.

Durante los días que estuve en Chile, en julio, me sorprendió el compromiso de los más de 70 directores de escuela y futuros directores con los que trabajé en la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Realizamos un experimento. Diseñar una escuela para que compitiera en el Nelson Mandela Award for Excellent School and Community Relationships. Mostrar cómo ésta se desarrollaba; cómo lograba crear confianza con las comunidades; y cómo producía oportunidades para que los jóvenes sobresalieran.

Los participantes «crearon» nueve escuelas, entre éstas la Paulo Freire y la Puerta Abierta. Diseñaron espacios comunitarios, donde se podían aprender y compartir nuevas capacidades. Hubo énfasis en la salud y el bienestar. La escuela ganadora, la Renacimiento, se basó en una visión de respeto mutuo entre las familias y las escuelas.

Yo visité Isla Negra, el hogar icónico de Pablo Neruda. Me sorprendió mucho el hecho de que Neruda escribía su poesía con tinta verde. Era su color personal de la esperanza. Al reflexionar sobre los directores de escuela chilenos que conocí, tengo pensamientos muy «verdes» sobre el futuro de las escuelas en Chile.

Un comentario final. Trabajé con niños en un proyecto del Reino Unido para descubrir qué es lo que hace, según ellos, a un buen director de escuela. Los niños escribieron este aviso de trabajo, un marco excelente para el desarrollo de liderazgo:

«Se busca un director. Venga a nuestra escuela. Es buena. Los profesores son buenos, los niños le darán la bienvenida y todo el mundo lo tratará muy bien. Si usted va a postular para este trabajo, tendrá que ser capaz de comunicarse con los niños, ser respetuoso con ellos y entender sus puntos de vista. Tendrá que ser competente y tener experiencia. Tendrá que tener mucha energía y ser comunicativo, confiado, relacionarse con las personas fácilmente y entender sus puntos de vista. Tendrá que ser capaz de comprender las creencias de otras personas y ser una influencia tranquilizadora en la escuela.

¡Pruebe suerte y sea el mejor!»

_______

El 26° Congreso Internacional para la Eficacia y Mejoramiento Escolar (ICSEI) se realizará en Santiago entre el 3 y el 6 de enero de 2013. Es organizado por la Fundación Chile y el Instituto para Estudios en Educación de la U. de Toronto, y cuenta con el apoyo del Ministerio de Educación, Unesco/Orealc, Fundación Minera Escondida y «El Mercurio».

Palabras claves: , ,
Ver más Noticias